• YourzH

Más Mindfulness!!! menos depresión...

Actualizado: 29 may 2019


La depresión produce un malestar anímico marcado por la apatía, el cansancio físico y psicológico, el miedo al futuro, el pesimismo y la sensación de soledad. Existen distintos remedios naturales para aliviar la depresión: una alimentación sana, escuchar música, paseos al aire libre, la compañía de seres queridos, el abrazo de un buen amigo y practicar Mindfulness.


¿Cuáles son los beneficios del Mindfulness?


En primer lugar, esta metodología práctica es vital para incrementar la atención plena, es decir, a través de esta rutina puedes conectar con el momento presente, mirar en tu interior e incrementar una actitud positiva ante la vida a través de la aceptación interior y la autoconciencia. Algunos de los beneficios que nos presta este entrenamiento son:




· Disminuye el estrés, la ansiedad y la depresión.

· Mejora la salud.

· Aumenta la atención y a concentración.

· Disminuye los errores.

· Genera naturalmente pensamientos constructivos.

· Desarrolla inteligencia emocional.

· Disminuye la rumiación mental.

· Claridad en la toma de decisiones.

· Mejora las relaciones

· Disminuye la critica y los juicios.

· Aumenta la capacidad de darse cuenta.


Beneficios saludables del Mindfulness para la depresión


Otro de los beneficios que aporta el mindfulness es que a través de este lenguaje, puedes sentir esa agradable conexión de poner cuerpo y mente en armonía. Esta sensación de totalidad es fundamental para reducir el malestar de la depresión, puesto que el mindfulness cuida la salud corporal y anímica, al tratar al ser humano como una totalidad.


En ocasiones, las personas que sufren depresión también experimentan ansiedad. Pues bien, el control de la respiración es fundamental para reducir el malestar. El mindfulness es una práctica que te ofrece el contexto necesario para cuidar tu respiración, incluso, en aquellos momentos en los que te sientes bajo de ánimo. Este nivel de relajación también es un estímulo para prevenir la visión en forma de túnel, es decir, ese malestar que sienten muchas personas cuando se posicionan ante un problema como un callejón sin salida. El mindfulness alimenta la inspiración vital, te ayuda a observar distintas alternativas ante un conflicto, diferentes soluciones prácticas.


A través del mindfulness, puedes educar tu mente y tu corazón para fomentar hábitos de autocuidado. De este modo, sales de tu zona de confort, reflexionas sobre tus miedos. Desde el punto de vista corporal, un enfermo de depresión puede tener una imagen distorsionada de sí mismo. A través de los ejercicios de mindfulness es posible reconectar bajo la perspectiva de la mirada del amor. Es decir, el mindfulness te enseñará a tratarte a ti mismo como tu mejor amigo. Tú eres el ser más importante de tu biografía. Y en la medida en la que mejora el vínculo que tienes contigo, también nutres con alegría y vitalidad los lazos que tienes con los demás.


Interiorizar una nueva filosofía de vida


El mindfulness es un entrenamiento hacia una nueva filosofía de vida. Existen distintos tipos de depresión y diferentes grados de malestar. El mindfulness no es un tratamiento sustitutivo de otro tipo de medios de apoyo terapéutico pero en algunos casos, puede ser el principal eje del tratamiento puesto que es una disciplina que incrementa la implicación del paciente en su propio proceso de recuperación. Sin embargo, el mindfulness es un estímulo de proactividad, por ello siempre es un buen complemento de salud emocional.


A través del mindfulness puedes encontrar tiempo para ti mismo, darte el espacio que mereces en tu propia vida. ¿Cuántas veces, en medio de una amplia lista de ocupaciones, colocas tus necesidades en el último puesto de esta lista? La práctica habitual del mindfulness te aporta la seguridad de consolidar hábitos en tu vida. La rutina es un aspecto que aporta mucha seguridad a una persona que sufre depresión.


A través del mindfulness puedes convertirte en un agente de cambio en tu vida para descubrir que la verdadera felicidad no nace tanto de las circunstancias externas como de la interpretación que realizas. Y cuando afrontas una situación de crisis personal, puedes encontrar un significado a esa vivencia, para que este sentido te ayude a vivir con empatía.


Aprender a vivir en el presente